La Rabla – La Rabla (2017)
espera un momento...

La Rabla – La Rabla (2017)

lunes 19 de febrero, 2018

Este artículo ha sido visitado 172 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Álvaro Molina

La Rabla viene desde Santiago de Chile a mostrarnos el lado tribal, catártico y pesado de la música en clave de espesas guitarras saturadas de distorsión, bajos retumbantes y compases atronadores. Todo un conjunto de matices musicales que, al escucharlos, es imposible no empezar a cabecear y moverse al ritmo que Diego, Felipe y Gonzalo vienen a entregar en su primer LP. Psicodelia afinada con un blues denso y tupido, pero con un inherente sabor latino que se encuentra latente a lo largo de todo el disco.

Ya con los primeros riffs de “¿Adónde vas?” se pone de manifiesto el ethos que vienen a entregar estos muchachos: rock & roll puro y duro, bañado en cerveza y con las inevitables comparaciones a los 60s y 70s de antaño. Pero esas comparaciones de “tributo” se vuelven mañosas y desagradables; La Rabla viene con todo y sin pretensiones más allá de pasarlo bien con buena música.

Con nueve canciones de salvajismo puro, la gracia de ‘La Rabla’ está en que nada se vuelve repetitivo, nada está pegado, inerte o con falta de dinámica. Con “Cabeza Dura” y la saturación ácida de sus guitarras se libera y explota toda la energía de esta banda. No hay tendencias hacia la experimentación o sofisticación. Esto es rock en su definición más pura; cada canción parte con la reverberación de la “sala de ensayo”, con los apenas perceptibles comentarios de la banda y con detalles matizados que entregan honestidad y realismo en el sonido de este disco. Da la sensación de estar escuchando algo mucho más “en vivo” que grabado en estudio. Eso se agradece.

“Jarana” es como el single que uno no quiere dejar de escuchar. Aquí la melodía latina y el ritmo pegajoso entregan una canción que brilla como el punto alto del disco, fundiéndose perfectamente con “Ves”, donde los aullidos vocales son la firma de excelencia que acompañan los sonidos tribales de la canción. El progresismo entra en “La Búsqueda”; reverberación cósmica y envolvente que da paso a cambios rítmicos que ni por si acaso dejan de lado la pesadez del sonido que entrega La Rabla.

Las canciones en el disco apuntan directamente al oyente. Si ya la música es un golpe en seco al oído, las letras apelan a cuestionarse desde lo más cotidiano a lo más abstracto; en “Piénsalo Bien” no hay apuros, la recomendación es que “las cosas son más fáciles cuando no piensas tanto en ellas”. Válido. Por otra parte, “Lado a Lado” nos acusa que “lo que has sentido nunca ha sido más allá de tus sentidos”. Claro, todo esto no es ni existencialismo ni esoterismo. Es la vida desde los lentes de estos tres muchachos, acompañados por un rock & roll que no cansa ni se satura en ningún momento. Un disco para poner en rotativa y volvernos a situar en el punto de partida: la sencillez y pasión honesta le ganan a la sofisticación y pretensión que, hoy por hoy, está seduciendo a demasiadas bandas y músicos.

Disco completo:

Este artículo ha sido visitado 172 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Álvaro Molina
Otros artículos del mismo autor