Bruto – B (2018)
espera un momento...

Bruto – B (2018)

domingo 26 de agosto, 2018

Este artículo ha sido visitado 89 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Felipe Gonzalez

En la portada del nuevo disco de Bruto, B, se ve a un hombre de espaldas, tiene una mano arriba y otra contra la pared a la que se afirma, y de su cabeza sale un chorro largo de sangre que mancha casi todo el cuadro, como si le hubieran pegado un tiro. Creo importante señalar el arte del álbum porque siempre es bueno cuando la propuesta de una banda tiene acorde sus elementos visuales y musicales. Porque, justamente, eso es B: es potente y rompe todo a su paso, es un tiro en la cabeza.

La banda vuelve con un disco redondo en el que muestra su rock and roll hecho para liberar tensiones y gritar contra la frustración. Para esto, suben el volumen hasta que se revienten los tímpanos de los sensibles y presentan ocho temas cargados a los riffs poderosos de guitarra, a los bajos gruesos, a los ritmos que hacen mosh en los parlantes y a letras de irreverencia y rebeldía.

B abre con Desechando el tiempo (y no la realidad), que nos recibe con una mezcla entre punk y hard rock, mientras, con pesimismo y como grito de lucha, Kevin Leiva canta: “No va a funcionar, no en realidad, no va a alcanzar”, dejando al descubierto el espíritu del disco y mostrándolo como un grito rabioso y resignado.

Otro punto alto del disco es CCD, que tiene un ritmo llevado a cuestas por un riff potente de la guitarra de Chamaco y una batería inmensa, llena de platillos y del hi hat bien abierto, a cargo de Mono, y el bajo potente de Víctor, hasta el coro, donde el ritmo se relaja y la línea de voz, que canta: “somos, fuimos y seremos, lastimados en el tiempo”, se queda pegada en la cabeza por un largo rato. Todo un acierto.

El álbum termina con Mierda (me fui a la), un tema que exhala rebeldía y que alcanza el punto más punk del disco. Aquí culmina la rabia y la resistencia a lo que está mal, es una oda a los mosh y una declaración de principios donde no hay principios, es una respuesta tan punzante como sincera: ¡Vete a la mierda!

B de Bruto está compuesto por ocho temas que aceleran el pulso y desbordan potencia. Y, como el buen rock n’ roll, no tiene ningún miedo de gritar contra la represión y la hipocresía, cuando hay que hacerlo.

 

Este artículo ha sido visitado 89 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Felipe Gonzalez
Otros artículos del mismo autor