Phil Lynott se quedó en la ciudad
espera un momento...

Phil Lynott se quedó en la ciudad

Phil Lynott se quedó en la ciudad

martes 08 de agosto, 2023

Este artículo ha sido visitado 171 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Equipo SO

El recordado líder de Thin Lizzy partió antes de tiempo y ese vacío aún duele en miles de fanáticos de la agrupación. Su infancia, su ascenso a la cima y su anticipado deceso, a continuación.

“Todavía escucho su música todos los días y puedo visitar su tumba, ya que está a la vuelta de la esquina de mi casa en Sutton, Co Dublin. Me acerco y vierto agua sobre su lápida. Yo lo llamo lavarle la cara. Luego cuando me voy le doy una patada… por romperme el corazón”, dijo Philomena Lynott, la madre de Phil Lynott, a la BBC (Irish Examiner, 2012). Honestidad brutal. Y bien a la irlandesa, por lo demás.

Es que a Phil Lynott, el icónico vocalista, bajista, principal compositor y alma de Thin Lizzy, se le echa de menos. “Se fue antes de tiempo” se podría decir coloquialmente. Su partida a los 36 años debido a una septicemia aún retumba en la memoria de miles de fanáticos de este inglés devoto de Irlanda.

Único en su clase

Phil Lynott nació en West Bromwich, Inglaterra, un 20 de agosto de 1949, fruto de la relación ente su madre, Philomena Lynott, y Cecil Parris, padre al cual Lynott conoció ya de adulto y del que se decepcionó, según cuenta la leyenda. A tal punto, que escribió una canción tomando como inspiración ese encuentro con su progenitor: “Parisienne Walkaways”, melodía famosa que grabó junto a su socio Gary Moore a fines de los 70s (Moore también fue miembro de Thin Lizzy en distintos periodos).

Pero volvamos a Phil y su infancia. En un principio, Lynott vivió en Manchester. Luego fue enviado por su madre a Dublín para que viviera con sus abuelos. En este periodo de su vida es donde quizás está la clave del desarrollo que llevó a Lynott a ser ese Phil Lynott que todo el mundo conoció. Scott Gorham, ex guitarrista de Thin Lizzy entre 1974 y 1983, entregó pistas en una entrevista con el sitio Goldmine. “(…) algo de eso es crecer en un país donde literalmente eres la única cara de color. Incluso me di cuenta de que yo mismo en estas primeras giras que hicimos con Thin Lizzy, miraba alrededor recién llegado de Inglaterra y Estados Unidos y todo eso, donde las caras de color están en todas partes. En Irlanda no había ninguno y me quedé pensando, ¿cómo se hace eso? ¿Cómo creces en un lugar donde eres el único y eso tiene que afectar tu personalidad de alguna manera o forma? Creo que, con alguna persona, podría haberlos afectado con un impacto negativo, pero creo que Phil creció con un impacto positivo (…) tuvo tantos amigos que crecieron en Irlanda que todo el tema del color no fue un factor, a pesar de que no vio a nadie como él durante años y años. Si tienes suficientes amigos a su alrededor, solo di: «Bueno, eso no hace ninguna diferencia, hombre, porque eres un tipo genial, así que olvídalo», reveló Gorham.

Lynott se caracterizó por ser un lector voraz, en especial de libros relacionados con la historia de Irlanda y sus personajes. “Era extremadamente patriótico con Irlanda. Para darte un ejemplo, hacíamos entrevistas por todo Estados Unidos y siempre parecía que éramos él y yo. Si los periodistas simplemente cometieran un pequeño error sobre el tamaño de Irlanda o dónde se ubica Irlanda en el mundo o pronunciaran mal una capital irlandesa, simplemente saltaría sobre eso. Y durante los siguientes 30 minutos, estas personas recibieron una lección de irlandés hasta el punto en que finalmente tuve que decir: «Vamos, hombre, estamos aquí tratando de vender álbumes. Se supone que esto no es una lección de historia». » Él dijo: «Lo sé, pero esta gente tiene que entender. Esta gente ni siquiera sabe dónde está Irlanda y tengo que hacérselo saber». Era ese tipo de apasionado al respecto (…)”, corrobora Gorham (Goldmine).

El éxito con Thin Lizzy

Antes de fundar Thin Lizzy, Lynott incursionó en otros proyectos musicales, pero con ninguno dio en el clavo, cuestión que no lo hizo decaer en ningún momento de sus pretensiones artísticas. Por ejemplo, con Brian Downey formaron una banda llamada Orphanage junto con el guitarrista Joe Staunton y el bajista Pat Quigley, génesis de lo que sería Thin Lizzy.

Thin Lizzy, como proyecto oficial, surgió en 1969. La primera formación incluyó al guitarrista Eric Bell, al tecladista Eric Wrixon, Downey en batería y Lynott como bajista y cantante principal. Durante los primeros años, la timidez de Lynott lo mantuvo recluido a un segundo plano, entre las sombras, pese a que era el gran compositor del grupo. “Eric (Bell), cuando entró por primera vez en la banda, tenía este tipo de papel de liderazgo que adoptó para sí mismo”, recuerda Brian Downey (Louder, 2021). “Pero debido a que Phil estaba escribiendo la mayoría de las canciones, siempre iba a ser el grupo de Phil” (Louder, 2021), remató el baterista.

Y cuanta razón tenía. Aunque el primer éxito como tal fue “Whisky in the Jar”, aplaudido cover de una tradicional canción irlandesa, la mano y carisma de Lynott se hacían notar cada vez con más fuerza. El verdadero despegue, ese empujón que faltaba, vino recién en 1976 con el lanzamiento del disco “Jailbreak”, trabajo en que participó la dupla de guitarras compuesta por Scott Gorham y Brian Robertson, elemento esencial en el sonido Lizzy. El hit “he Boys Are Back in Town» espoleó al disco y es, hasta hoy, uno de los himnos más reconocibles de la banda. Le siguieronlos álbumes “Johnny the Fox” (1976), “Bad Reputation” en 1977, “Black Rose: A Rock Legend” (1979) y el álbum en vivo “Live and Dangerous”, lanzado en 1978.

Pese al gran éxito cosechado, el grupo comenzó a sufrir quiebres internos y un carrusel de integrantes que hicieron inestable la carrera de la agrupación. Sin embargo, uno de los puntos más conflictivos fue el abuso, y en aumento, que hizo Lynott de las drogas, en especial de la heroína. En 1983, el propio Lynott puso punto final a Thin Lizzy.

Final anticipado, legado imperecedero

Tras cerrar el capítulo Lizzy, Lynott se embarcó en una carrera solista y en otros proyectos, como por ejemplo el grupo The Greedies, banda con marcado sonido punk, uno de los estilos que había llamado la atención a Lynott a fines de los setenta (de hecho, esa agrupación comenzó a funcionar en 1978). Los discos solistas de Lynott no gozaron de gran reconocimiento y su carrera no despuntó como sí había ocurrido una década antes. A mediados de los ochenta, su salud ya estaba muy deteriorada como consecuencia del abuso de las drogas. En diciembre de 1985 colapsó y murió el 4 de enero de 1986 a causa de una neumonía y un paro cardíaco derivados de una septicemia que se le había diagnosticado días antes. Sus restos fueron enterrados en Dublín y es ahí adonde va su madre a “pegarle patadas” por “haberle roto el corazón”.

Pese a todo lo vivido y el trágico y anticipado desenlace de Lynott, Gorham siente que quedaron deudas pendientes y que él podría haber hecho más para remediar situaciones de la vida para ayudar a Lynott. “Creo que hubo un momento en el que desearía poder volver atrás y ser más contundente. Fue cuando dejé de tomar drogas y un año después estaba completamente sano físicamente. Estaba muy saludable y Phil realmente lo notó. Estaba hablando de: «Tenemos que volver a juntar a la banda». Lo miro pensando: «Sabes lo difícil que es allá afuera. No puedes salir en esa condición. Desearía haber sido un poco más contundente al explicarle que realmente tienes que salir de esta mierda. Tienes que empezar a arreglarlo. Hay mucha gente que cuenta contigo, especialmente los fans. Quieren verte recuperarte de nuevo. Así que vamos, hombre, anímate, hombre. Deshazte de esta mierda. no lo hice Me desvié del tema porque me di cuenta de que Phil no era el tipo de persona a la que le exiges que haga algo. Tuvo que inventárselo él mismo. No pedía ayuda porque pedir ayuda era ser débil y creo que eso era un defecto real en la personalidad de Phil y esa es la única parte que no me gustó”, reveló a Goldmine en 2021.

Desde el deceso de Lynott, su legado y el de Thin Lizzy no han dejado de crecer. Además de los miles de fanáticos, entre los que aparecen connotados de la industria como Huey Lewis o los integrantes de Metallica, la memoria de Lynott dice presente en ciudades como Birmingham o Dublín, donde tiene estatuas conmemorativas que mantienen vivo su recuerdo.

La frase de su madre Philomena citada al comienzo de este texto, no es más que un excelente resumen de los sentimientos que genera Lynott no solo en ella, sino que en muchos seguidores: lo quieren por su música y no la pueden dejar de escuchar, pero, al mismo tiempo, lo desprecian por haber partido de forma tan apresurada, privando al mundo de todo su talento.

Contra todo, Phil Lynott volvió y se quedó en la ciudad. Dublin, su ciudad.

Este artículo ha sido visitado 171 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor